Afición no cumplió y se suspende primer partido en Primera División por falta de distanciamiento en tribunas

El juego en Usulután se suspendió en el Estadio Sergio Torres Rivera, por aglomeración de aficionados. Hubo llamados para que la afición se separara, pero no se consiguió. El encuentro se terminará durante la semana

descripción de la imagen
Jugadores de Firpo celebran el gol de Armando Polo en el primer tiempo del duelo ante Águila. Foto EDH / Cortesía Twitter - Luis Ángel Firpo

Por Varinia Escalante | Twitter: @VSkalanT

2020-10-25 5:14:09

Lo que parecía que iba a terminar con alegría, terminó negro. En la “Caldera del Diablo”, Luis Ángel Firpo no pudo vivir una tarde como la que esperaba, ya que volvía a jugar en casa y estaba ganando, pero el no distanciamiento social entre la afición terminó por pagarlo caro.

Los toros vieron cómo se desmoronó una posible victoria con saldo de un partido que terminó suspendido ante CD Águila. El equipo ganaba 1-0, desde el minuto 36’, con un tiro de penalti de Armando Polo. Pero el central Iván Barton, y después de tres llamados para la afición, decidió suspenderlo.

Daniel Rucks: Los 97 años de Luis Ángel Firpo, ¡del cielo al infierno ida y vuelta!

Pláticas entre jugadores y el árbitro permanecieron previo al inicio del complemento. Después de los dos llamados de atención de la primera parte, el más largo a los 22’, y que duró al menos seis minutos, dio la primera alerta de lo que podía suceder. El juego se siguió disputando, algunos aficionados comenzaron a moverse, pero el grueso de la hinchada pampera continuó en el sector de la Furia Pampera.

Pero después del descanso, Barton esperó una pausa prolongada, después de incluso acercarse a la afición. Los jugadores usulutecos llegaron también a pedir a los seguidores que se separaran y que atendieran a quienes los guiaran a otro sector del estadio. Diego Chavarría fue uno de los más insistentes, pero el tiempo se dilató.

El árbitro se colocó su mascarilla y decidió retirarse, para suspender el juego, que de acuerdo a lo informado por la Primera División a los pocos minutos de haber terminado el encuentro, se disputarán esta semana a puertas cerradas, dejando para después la sanción al escenario deportivo.

El presidente de los manudos, Juan Pablo Herrera, habló en Canal 4, tras la suspensión: “Lamentablemente, el árbitro tomo la decisión, hay que aceptarlo, pero habíamos trabajado para que esto no sucediera, pero no se logró. Marcamos todo, se les dijo y lamentable que ellos (se juntaron) en un punto pequeño, pero así las cosas”.

“Como directiva y administración, marcamos a cada aficionado y la ubicación, y hemos cumplido. Teníamos espacios, pero el árbitro tomó la decisión y ellos saben lo que están haciendo. (…) Tenemos que sentarnos y recordarle la afición y al país, pero no se han vendido más de 1,300 boletos”, explicó.

Chavarría, quien fue el que estuvo más cerca del proceso de suspensión, dijo: “El árbitro pidió distanciamiento, estaban muy pegados, se pidió una pronta resolución de la gente encargada. Nos encargamos de que la afición que estuviera en disposición de los que se los dirigieran, para que se reanudara el partido, pero el árbitro no espero y ahora esperar el procedimiento que se tomará”.

“Se pidió que pusieran de su colaboración, para moverlos a zonas vacías, pero no nos alcanzó el tiempo. Tristes, porque ahora no sabemos qué va a pasar con el marcador”, complementó.