Marcelo Arévalo concreta el triunfo de El Salvador sobre Jamaica por Copa Davis

El Salvador se mantiene en el Grupo Mundial II, en la Davis al superar 3-1 en la serie ante los caribeños. "Chelo" cerró con broche de oro

descripción de la imagen
El equipo salvadoreño festeja la victoria ante Jamaica en Copa Davis. Foto EDH/David Martínez

Por Varinia Escalante | Twitter: @VSkalanT

2020-03-07 2:44:35

Sufrido. Pero se logró. El Salvador mantuvo su posición en el Grupo Mundial II de la Copa Davis, tras dejar la serie ante Jamaica, con el equipo nacional, por 3-1. Sacó victorias en el dobles y singles, para impulsar al país a seguir, un año más en esta zona.

Este sábado, en horas de la tarde, Marcelo Arévalo ganó su partido de individual (cuarto de la eliminatoria) que fue el que entregó la victoria al país, en el Poli de Merliot, luego de vencer a Bicknell por 6-4 y 7-6(5), en 1h y 38′.
Un duelo donde, en la primera manga, remontó un 3-4 a un 5-4, haciendo que el rival perdiera su servicio. El jamaiquino jugó mejor de entrada, más quieto, dejando a Chelo correr de lado a lado en busca de la pelota. Pero encontró su equilibrio el nacional, dando devoluciones que hicieron que Bicknell las rematara a la red.

En el segundo set, con el grito de apoyo de la afición y de su equipo, Arévalo consiguió no dejar que su rival lo inquietara y de entrada le rompió el servicio. Se mantuvo seguro en el servicio, sacando provecho de los errores del jamaiquino, quien sacaba adelante el juego, pero el salvadoreño lograba los puntos de games necesarios para igualarlo, y recuperarse para ganar.

Esto pese a que Bicknell lo quebró y lo empujó de estar arriba 5-3 a llevarlo a un empate a cinco, con un servicio fuerte y seguro, hasta superarlo 5-6. Arévalo logró extender el juego tras el 6-6, para definir en tie-break, por 7-6(5).
A primera hora, ya Arévalo había jugado junto a Lluis Millares, en el dobles, en un partido que los nacionales terminaron disfrutando. Los locales se impusieron a Bicknell y Rowland Phillips, por 6-3 y 6-2, en juego de una hora.

Hubo buen entendimiento entre los nacionales, que jugaron cómodos y sacaron un buen juego. Con un quiebre de servicio hacia los rivales y salvando todos los suyos, sin perder ninguno.

Miralles estuvo muy acertado jugando pegado a la red y en los remates fue efectivo, mientras Arévalo defendió todos los puntos y se vio bien en el fondo y adelante. Mientras en la segunda manga le dieron vuelta (a un 1-2 a un 3-2), y rompieron el servicio a los caribeños en dos ocasiones, para ganar. Este fue el punto clave que encaminó el triunfo (2-1).