El dinero une y divide a los diputados

En 9 de cada 10 votaciones por dictamen los diputados se ponen de acuerdo. Préstamos y presupuestos los llevan a la discordia.

descripción de la imagen

Por Lilian Martínez

2017-08-18 6:30:18

La primera votación unánime por un dictamen ocurrió el 9 de julio de 2015, cuando los 84 diputados presentes votaron a favor de elegir a José Óscar Armando Pineda Navas como presidente de la Corte Suprema de Justicia para el periodo 2015-2018.

Meses después, ocurrió lo mismo con la votación por el dictamen favorable número 123, enviado al pleno por la Comisión de Hacienda y Especial de Presupuesto.

El dictamen se refiere al expediente número 758-4-2016-1, con la iniciativa del presidente Salvador Sánchez Cerén “por medio del Ministro de Hacienda”, para que se autorice emitir “títulos valores de crédito en dólares (…) hasta por la suma de ciento cincuenta y dos millones de dólares”.

Ese dinero serviría para financiar las medidas extraordinarias de seguridad pública.

De las 861 votaciones por dictámenes efectuadas entre el 1 de mayo de 2015 y el 25 de mayo de 2017, solo dos han contado con los votos de los 84 diputados presentes.

Aunque esas son las únicas votaciones unánimes con el “sí” de  84 diputados presentes, estos han votado más frecuentemente en consonancia que en disonancia. En 9 de cada 10 votaciones por dictámenes, estos han sido aprobados de forma unánime por los presentes.

Eso ocurrió el 12 de noviembre de 2015 con el dictamen 67, remitido al pleno por la Comisión de Hacienda. En este se pidió emitir un decreto transitorio para que las alcaldías pudieran usar el 25 % del Fodes de noviembre y diciembre de ese año para pagar “salarios, aguinaldos y deudas a instituciones públicas y privadas y otros gastos de funcionamiento”. Los 77 diputados presentes votaron “sí”.


SI QUIERES SABER MÁS VISITA: DIPUTADOS BAJO LA LUPA

Inmediatamente después hubo otra votación unánime, esta vez  con 78 votos. Esta vez para que los aguinaldos no sufrieran descuentos, cuando no superaran los 251 dólares con 70 centavos de un salario mínimo mensual del sector comercio y servicios.

El 3 de diciembre de 2015, los diputados votaron nuevamente al unísono. Esta vez, sumaron 72 “sí” para contratar un préstamos  con el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), por 32 millones de dólares, para la “Construcción y Equipamiento de Edificio para Oficinas de Diputados y Grupos Parlamentarios de la Asamblea Legislativa de El Salvador”.

Pese a esas y otras votaciones unánimes, los dictámenes relacionados con dinero –aprobación de préstamos- también dividen a la Asamblea y a las fracciones legislativas.

Una de las primeras diferencias ocurrió el 22 de octubre de 2015, cuando los 42  “sí” del FMLN, GANA y PCN no alcanzaron para aprobar el dictamen número 52, de la Comisión de Hacienda y Especial del Presupuesto, para autorizar la suscripción de un convenio de préstamo con el Instituto de Crédito Oficial (ICO) del Reino de España, por hasta $30 mil millones.

Pero, probablemente, uno de los disensos más emblemáticos alrededor del dinero ocurrió el 26 de noviembre de ese año. Cuando se votó por el dictamen favorable número 78, enviado por la Comisión de Hacienda, en el que se solicitaba aprobar la Ley de Presupuesto General del Estado, los Presupuestos Especiales y la Ley de Salarios para 2016.

Un dato curioso es que 23 diputados de ARENA se abstuvieron de votar y solo 5 emitieron un tajante “no”: Ana Vilma de Escobar, Karla Elena Hernández Molina, Roxana Maricela Durán Hernández, Vicente Hernández Gómez y Carlos Armando Reyes Ramos.

Las fracciones de GANA, PCN y el voto del diputado suplente del PDC, Mártir Arnoldo Marín Villanueva, no le alcanzaron al  FMLN para conseguir la aprobación del presupuesto ese día, pues solo lograron 48 “sí”.

El 6 de abril de 2017, hubo otra disonancia en el concierto legislativo: 40 “sí” -30 del FMLN, 8 de GANA, 1 del PDC y 1 del PCN- no alcanzaron para aprobar el contrato de préstamo con el ICO de España, el mismo que no había sido aprobado en octubre de 2015.

Pero hubo un “no” que, por razones aún desconocidas, se volvió “sí”. Eso ocurrió con el financiamiento que Francia, a través de la Dirección de Actividades Institucionales (NATIXIS),  ofreció para la rehabilitación de la planta de tratamiento de agua potable de Las Pavas. El 5 de mayo de 2016, la primera vez que se votó para autorizar suscribir el préstamo, sólo hubo 47 “sí”: 1 del PDC, 5 del PCN, 10 de GANA y 31 del FMLN (27 propietarios y 4 suplentes).

Siete meses después, el 8 de diciembre, se alcanzaron los 64 “sí” para suscribir el préstamo: 1 del PDC, 3 del PCN, 6 de GANA, 26 de ARENA y 28 del FMLN (todos propietarios).